Sanofi Logo

.

TRASTORNOS DE ANSIEDAD

 

Definición

La ansiedad puede definirse como una anticipación de un daño o desgracia futuros, acompañada de un sentimiento de disforia (una emoción desagradable) y/o de síntomas somáticos de tensión. Es importante entender la ansiedad como una sensación o un estado emocional normal ante determinadas situaciones y una respuesta habitual a diferentes situaciones cotidianas estresantes.

Cierto grado de ansiedad sería incluso deseable para el manejo normal de las exigencias del día a día. Tan sólo cuando sobrepasa cierta intensidad o supera la capacidad adaptativa de la persona es cuando la ansiedad se convierte en patológica.

Los trastornos de ansiedad, como tal, son un grupo de enfermedades caracterizadas por la presencia de preocupación, miedo o temor excesivo, tensión o activación que provoca un malestar notable o un deterioro clínicamente significativo de la actividad del individuo.

Los trastornos de ansiedad son una de las causas más frecuentes de consulta médica. En nuestro contexto, la prevalencia de los trastornos de ansiedad en la comunidad varía en torno al 2,3% - 8,9%, llegando a cifras de entre el 9% y el 19,5%, cuando hablamos de pacientes que acuden a un centro sanitario por tener percepción de malestar.  El riesgo de padecer un trastorno de ansiedad es superior en las mujeres. Se asocia habitualmente un impacto considerable en la calidad de vida y en las relaciones sociales y laborales de las personas que los padecen.

El DSM-IV-TR ofrece una clasificación de los trastornos de ansiedad, así como los criterios diagnósticos de cada uno de ellos. Definimos de forma sintetizada cada uno de ellos:

  • El trastorno de angustia sin agorafobia, con crisis de angustia recidivantes e inesperadas que causan un estado de permanente preocupación.
  • El trastorno de angustia con agorafobia se caracteriza por crisis de angustia y agorafobia de carácter recidivante e inesperado.
  • La agorafobia sin historia de trastorno de angustia se caracteriza por la presencia de agorafobia y síntomas similares a la angustia en un individuo sin antecedentes de crisis de angustia inesperadas.
  • La fobia específica se caracteriza por la presencia de ansiedad en respuesta a la exposición a situaciones u objetos específicos temidos, apareciendo comportamientos de evitación.
  • La fobia social se caracteriza por la presencia de ansiedad en respuesta a ciertas situaciones sociales o actuaciones en público del propio individuo, apareciendo comportamientos de evitación.
  • El trastorno obsesivo-compulsivo se caracteriza por obsesiones (que causan ansiedad y malestar significativos) y/o compulsiones (cuyo propósito es neutralizar dicha ansiedad).
  • El trastorno por estrés postraumático se caracteriza por la reexperimentación de acontecimientos altamente traumáticos con aparición de síntomas y comportamiento de evitación de los estímulos relacionados con el trauma.
  • El trastorno por estrés agudo se caracteriza por síntomas parecidos al trastorno por estrés postraumático que aparecen inmediatamente después de un acontecimiento altamente traumático.
  • El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por la presencia de ansiedad y preocupaciones de carácter excesivo y persistente durante al menos 6 meses.
  • El trastorno de ansiedad debido a enfermedad médica se caracteriza por síntomas de ansiedad considerados secundarios a una enfermedad médica.
  • El trastorno de ansiedad inducido por sustancias se caracteriza por síntomas de ansiedad secundarios a los efectos de una droga, fármaco o tóxico.
  • El trastorno de ansiedad no especificado cuando no se corresponden a ninguno de los definidos.

Dado que pueden aparecer en cualquiera de los trastornos comentados, definimos también:

  • La crisis de angustia (panic attack) o aparición súbita de síntomas de aprensión, miedo pavoroso o terror y habitualmente sensación de muerte inminente. Aparecen además falta de aliento, palpitaciones, opresión o malestar torácico, sensación de atragantamiento o asfixia o miedo a perder el control.
  • La agorafobia se caracteriza por la aparición de ansiedad o comportamiento de evitación de lugares o situaciones donde escapar puede resultar difícil, o bien donde sea imposible encontrar ayuda en el caso de que aparezca una crisis de angustia.

 

Causas

A pesar de que las causas no han sido completamente aclaradas, se encuentran implicados factores biológicos en los sistemas neurobiológicos gabaérgicos y serotoninérgicos, así como anomalías estructurales en el sistema límbico (córtex paralímbico). También se ha observado la influencia de determinados estresores ambientales, una mayor hipersensibilidad y una respuesta aprendida y factores psicosociales de riesgo como son las situaciones de estrés, el ambiente familiar, las experiencias amenazadoras de vida y las preocupaciones excesivas por temas cotidianos. Como factores predisponentes, se ha observado la influencia de las características de la personalidad.

 

Síntomas

Los síntomas de ansiedad (siempre en los trastornos comentados nos referimos a una ansiedad significativa) pueden distinguirse como:

  • Síntomas físicos, con afectación de uno o varios aparatos: sudoración, sequedad de boca, mareo, inestabilidad, temblor, parestesias, cefalea, palpitaciones, taquicardia, dolor precordial, disnea, náuseas, vómitos, diarrea, dispepsia, estreñimiento, meteorismo, poliuria o disfunción sexual.
  • Síntomas psicológicos, con aparición de preocupación, sensación de agobio, miedo, sensación de muerte inminente, dificultad para concentrarse o pérdida de memoria, irritabilidad, inquietud, desasosiego, insomnio, conductas de evitación, inhibición o bloqueo, obsesiones o compulsiones.

Se dispone de un gran número de instrumentos o escalas estructuradas que tratan de detectar “posibles casos” de esta enfermedad. Como elementos de cribado, permiten distinguir aquellas personas de las que se sospecha la presencia de patología mental, candidatas de estudios posteriores. Son ejemplos:

  • Escala de ansiedad y depresión de Goldberg.
  • Hospital, ansiedad y depresión.
  • Escala de Hamilton para la ansiedad.
  • Clinical Anxiety Scale (CAS) y Physician Questionnaire (PQ).

 

Consejos para el paciente

  • No banalizar los síntomas y consultar siempre con el especialista.
  • No manejar solo los síntomas, considerar siempre la modificación de los factores emocionales, de pensamiento y de conducta que mantienen la ansiedad y/o sus consecuencias.
  • Prepare antes lo que quiere decirle al médico. Cuéntele sus síntomas físicos y emocionales; puede ayudarle en ello que le acompañe un familiar o amigo.
  • Su médico le orientará acerca de los tratamientos más adecuados. No se automedique. No hay atajos en el manejo de los trastornos de ansiedad. Colabore en la elección de los tratamientos.
  • Realice los controles médicos habituales que ayuden a detectar aumento de peso o cambios metabólicos que precisen ser controlados.
  • No consuma alcohol u otro tipo de drogas.
  • Y algunos consejos para manejar la ansiedad:
    • Planifique de forma racional sus tareas diarias, priorice sus necesidades y, si por alguna cuestión no pueden llevarse a cabo todas, piense que después de un día viene otro.
    • Intente dejar un hueco todos los días para incluir entre sus tareas aquellas actividades que van a resultarle más agradables y placenteras: leer, escuchar música, hacer algo de ejercicio, pasear, cualquier cosa que sea relajante para usted.
    • No deje de practicar aquellas actividades que le proporcionen sensación de “cargar las pilas”.
    • No se “acelere”. Recuerde que hacer las cosas con más rapidez no le hace más eficaz.
    • Aprenda a manejar sus sentimientos. Los pensamientos positivos también tienen un efecto positivo sobre nuestro estado de ánimo.
    • Es importante reconocer los pensamientos agobiantes en aquellas situaciones que le preocupan.
    • Aproveche sus errores y aprenda de ellos. Equivocarse es humano y no es necesario hacer las tareas a la perfección.
    • Siga una dieta equilibrada y procure eliminar o rebajar aquellas sustancias perjudiciales para la ansiedad, como cafeína, teína y otras bebidas estimulantes.
    • Practique actividad física de forma regular.
    • Si sus hábitos de descanso no le resultan satisfactorios, intente modificarlos. Procure dormir lo necesario para descansar.

 

Bibliografía

  1. Grupo de Trabajo de la Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Trastornos de Ansiedad en Atención Primaria. Madrid: Plan Nacional para el SNS del MSC. Unidad de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. Agencia Laín Entralgo. Comunidad de Madrid; 2008. Guías de Práctica Clínica en el SNS: UETS Nº 2006/10.
  2. López-Ibor JJ, Valdés M, editores. DMS-IV-TR-AP. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Texto revisado. Atención Primaria. Barcelona: Masson; 2004.
Last updated 12 June 2015