Sanofi Logo

.

TRASTORNO BIPOLAR

 

Definición

El trastorno bipolar (TB) es una enfermedad psiquiátrica crónica, antes llamada enfermedad maníaco-depresiva. Las personas que lo sufren se caracterizan por presentar oscilaciones en el estado de ánimo con fases de manía, hipomanía o mixtas que generalmente se alternan con episodios depresivos. Dichos síntomas afectan a su calidad de vida, funcionamiento cotidiano, educación, trabajo, relaciones familiares y sociales.

Clínicamente se distinguen varias formas según los episodios que predominen. De acuerdo con los criterios de la Clasificación Internacional de las Enfermedades, décima versión (CIE-10) y los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, cuarta versión (DSM-IV) los pacientes con Trastorno Bipolar tipo I (TB I) tienen al menos un episodio de manía franco o un episodio mixto y pueden tener antes o después episodios depresivos. En el Trastorno Bipolar tipo II (TB II) el sujeto experimenta síntomas maníacos menos graves que se denominan fases hipomaníacas y episodios depresivos.

También distingue la ciclotimia en la cual se alternan la hipomanía con los cuadros depresivos subclínicos. Aunque existen ligeras variaciones en la clasificación de la CIE-10, se aceptan estos tipos fundamentales como dentro de lo que se denomina “Espectro Bipolar”.

Es un trastorno relativamente frecuente con una prevalencia a lo largo de la vida aproximada de entre el 0,5 y el 1,6% en muestras de población general. Ocurre en todas las edades, aunque el pico de presentación es entre los 15 y los 25 años. Si se consideran síntomas subumbrales y trastornos con características bipolares que no cumplen los criterios para ningún TB específico, esta cifra puede ascender al 2,4%.

 

Causas 

Cuando el comienzo se produce por encima de los 60 años hay que sospechar una causa orgánica del trastorno. Los casos con un comienzo más temprano están más asociados a factores genéticos. En las formas graves se presenta por igual en hombres y en mujeres.

Los estudios muestran un retraso medio en el diagnóstico correcto de al menos 10 años, que afecta de forma negativa a los pacientes con inicio precoz de la enfermedad, en la medida en que impide un adecuado desarrollo en las etapas infanto-adolescentes, claves en la conformación de la personalidad, las relaciones sociales y las expectativas académicas y laborales.

 

Síntomas

Los cambios de estado de ánimo en el trastorno bipolar se denominan episodios anímicos y se clasifican como episodios maníacos, depresivos o mixtos. Un episodio mixto incluye síntomas tanto maníacos como depresivos.

Los episodios anímicos suelen ser intensos y provocan síntomas que duran entre dos semanas y de cuatro a cinco meses.

Los síntomas que aparecen en un episodio maníaco pueden ser:

  • Sentirse muy alegres o animados.
  • Sentirse muy nerviosos o alterados/ansiosos.
  • Hablar muy rápido de muchas cosas distintas.
  • Estar inquietos, irritados o sensibles.
  • Tener problemas para relajarse o dormir.
  • Creerse capaces de hacer muchas cosas a la vez y estar más activos de lo habitual.
  • Hacer cosas arriesgadas.

Los episodios depresivos tienden a durar más (su duración mediana es de seis meses), aunque rara vez se prolongan más de un año. Los síntomas que aparecen en un episodio depresivo son:

  • Sentirse muy tristes.
  • Sentirse preocupados y vacíos.
  • Tener problemas para concentrarse.
  • Olvidarse mucho de las cosas.
  • Perder el interés en actividades divertidas y volverse menos activos.
  • Sentirse cansados o sin energía.
  • Tener dificultad para dormir.
  • Pensar en la muerte o el suicidio.

La frecuencia de los episodios y la forma de las recaídas y remisiones pueden ser muy variables, aunque las remisiones tienden a ser más cortas y las depresiones más frecuentes y prolongadas al sobrepasar la edad media de la vida.

El curso de la enfermedad es muy variable: aproximadamente el 90% de los pacientes que han tenido un episodio maníaco presentan un nuevo episodio depresivo. Los pacientes con TB no tratado tienen unos 10 episodios maníacos o depresivos a lo largo de la vida, con una duración de éstos y de los períodos interepisódicos que se suelen estabilizar a partir de la cuarta o quinta fase. De un 10 a un 15% presentan más de tres episodios al año, es decir, son “cicladores rápidos” (CR) y pueden tener una recuperación total o parcial entre ellos y cambiar de polaridad. Algunos pacientes tienen una discapacidad persistente con sintomatología leve y deterioro cognitivo entre los episodios.

Tanto en las fases maníacas como en las depresivas puede asociarse sintomatología psicótica congruente o no con el estado de ánimo. La necesidad de hospitalización es frecuente, sobre todo en las fases maníacas. Claramente se ha encontrado una asociación entre el TB y un incremento de la morbilidad y mortalidad de los sujetos afectados. Las tasas de mortalidad por cualquier causa son de 2 a 3 veces mayores que en la población general. El incremento de la morbilidad se atribuye generalmente a los factores de estilo de vida asociados al trastorno y al abuso de sustancias que con frecuencia se produce durante o entre los episodios. Las tasas de suicidio en TB I se estiman entre el 10 y el 15%.

 

Consejos para el paciente

  • El cumplimiento adecuado del tratamiento y de los controles médicos establecidos mejorará el curso de su enfermedad. Siga las recomendaciones de su médico.
  • Informe a su entorno (familia y amigos) acerca de su enfermedad. El apoyo de la familia y amigos es muy importante. Conocer sus síntomas ayudará a reconocerlos de forma precoz para así realizar los oportunos cambios en el tratamiento.
  • Cuéntele a su terapeuta sus síntomas físicos y emocionales. Prepare antes lo que quiere decirle; puede ayudarle en ello que le acompañe un familiar o amigo.
  • Consulte a su médico sobre cualquier síntoma nuevo, o efectos secundarios relacionados con los fármacos que toma, pero no suspenda el tratamiento por su cuenta porque puede agravar los síntomas.
  • Siga una alimentación sana y haga actividad física regular.
  • Realice los controles médicos habituales que ayuden a detectar aumento de peso o cambios metabólicos que precisen ser controlados.
  • Evite el consumo de sustancias tóxicas como alcohol u otras drogas.

 

Bibliografía

  1. Bland RC. Psychiatric epidemiology. Can J Psychiatry 1988;33(7):618-25.
  2. Canino GJ, Bird HR, Shrout PE, Rubio-Stipec M, Bravo M, Martinez R, et al. The prevalence of specific psychiatric disorders in Puerto Rico. Arch Gen Psychiatry. 1987;44(8):727-35.
  3. Kessler RC, Rubinow DR, Holmes C, Abelson JM, Zhao S. The epidemiology of DSMIII-R bipolar I disorder in a general population survey. Psychol Med. 1997;27(5):1079-89.
  4. Wittchen HU, Essau CA, von Zerssen D, Krieg JC, Zaudig M. Lifetime and six-month prevalence of mental disorders in the Munich Follow-Up Study. Eur Arch Psychiatry Clin Neurosci. 1992;241(4):247-58.
  5. Merikangas KR, Akiskal HS, Angst J, Greenberg PE, Hirschfeld RM, Petukhova M, et al. Lifetime and 12-month prevalence of bipolar spectrum disorder in the National Comorbidity Survey replication. Archives of General Psychiatry 2007;64(5):543-52.
  6. Calabrese JR, Hirschfeld RM, Reed M, Davies MA, Frye MA, Keck PE, et al. Impact of bipolar disorder on a U.S. community sample. J Clin Psychiatry. 2003;64(4):425-32.
  7. MacQueen GM, Young LT, Joffe RT. A review of psychosocial outcome in patients with bipolar disorder. Acta Psychiatr Scand. 2001;103(3):163-70.
  8. Wang P, Demler O, Kessler RC. Adequacy of Treatment for Serious Mental Illness in the United States American Journal of Public Health. 2002;92:92-8.
  9. Clasificación Internacional de Trastornos Mentales y del Comportamiento (CIE-10): Descripciones Clínicas y Pautas para el Diagnóstico. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 1992.
  10. Grupo de Trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre Trastorno Bipolar. Guía de Práctica Clínica sobre Trastorno Bipolar. Madrid: Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Universidad de Alcalá. Asociación Española de Neuropsiquiatría. 2012. UAH / AEN Núm. 2012.
Last updated 12 June 2015